93 116 03 66 - 628 47 61 59

¿Qué opinan los expertos?

La seguridad marítima navegó inmersa en una singladura por detrás de los avances tecnológicos que se incorporaban al entramado industrial terrestre, primero acaecían los trágicos accidentes en la mar y luego se aplicaban procedimientos que ya habían sido experimentados en otras actividades laborales. A finales del siglo pasado el Convenio Internacional para la seguridad de la vida humana en la mar (SOLAS) evolucionó con pasos agigantados en una amplia globalización de la seguridad y sobre todo con el salto positivo a la consideración del factor humano representado por tripulaciones que precisaban un mayor grado y profundidad en sus conocimientos teóricos y muy especialmente los prácticos, para aplicarlos en buques altamente tecnificados operando en una actividad muy competitiva y agresiva.

A partir de finales de la década de los 80 nuestro país se incorporó activamente al compromiso ineludible de la formación marítima especializada, lo que significó un importante cambio en las actitudes y aptitudes de las tripulaciones en buques mercantes. Este movimiento no ha cesado y sigue una evolución integradora de la tecnología y de los nuevos planteamientos organizativos para la optimización de la seguridad.

Hoy en día el Campus de Seguridad Castellolí reúne los espacios, terrenos, edificios, estructuras y equipamientos propicios para poder desarrollar el amplio tema de la seguridad marítima en todas sus vertientes, desde la instrucción en el manejo de equipos simples a los más sofisticados, hasta la preparación de los mandos en la gestión, dirección y diseño de la intervención en las emergencias, así como la selección de los equipos que mejor puedan ser instalados en el buque.

Por un lado, el Campus de Seguridad Castellolí, cubre las necesidades de los cursos básicos y avanzados exigidos por el SOLAS, como son: la lucha contra incendios a bordo (Capítulo II-2), la supervivencia en la mar (Capítulo III y al Código internacional de dispositivos de salvamento, IDS), la intervención en accidentes con mercancías peligrosas y químicas (Capítulo VII y los Códigos CIQ, CIG, IMDG), así como, los conocimientos para cumplir los requisitos de inspección y mantenimiento de los equipos de carácter innovadores (Enmiendas de 1983, Código internacional de sistemas de seguridad contra incendios, SSCI-2015), Planes de emergencia a bordo contra la contaminación del mar (2011).

En su conjunto los conocimientos descritos ayudan al cumplimiento del Capítulo IX (IGS) en la gestión de la seguridad operacional de los buques y al establecimiento del sistema de gestión de la seguridad (SGS), y todo ellos en el marco del Convenio internacional sobre normas de formación, titulación y guardia para la gente de mar (STCW/2011).

En los últimos años, la aventura marítima, ya de por sí compleja, se vio incrementada por riesgos y peligros que deberían considerarse erradicados de la naturaleza humana, creando la inseguridad procedente de la acción humana de carácter delictivo, manifestados en asalto a los buques, toma de rehenes, piratería y tráficos ilegales de personas y estupefacientes, usando la vía marítima. Ante esa nueva y creciente situación, las tripulaciones estaban a merced de agentes exteriores, sin formación ni conocimientos para ser, en la medida de lo posible, autosuficientes para evitar (prevenir), proteger (incorporación de nuevas tecnologías) y luchar (poder de disuadir) ante dichos retos.

En los últimos años, una creciente y poderosa delincuencia organizada en el ámbito del transporte marítimo, con actos de piratería, toma de rehenes, tráficos ilícitos y la posibilidad de actos terroristas perpetrados en y con buques, obligó a la OMI a reformular códigos, reglamentos y prácticas operacionales para que las tripulaciones afectadas pudieran protegerse contra dichos ataques y tener soluciones que les permitieran salir airosas.

La formación y los conocimientos de seguridad en protección son los resultantes, entre otros, de la aplicación del Código internacional para la protección de los buques y de las instalaciones portuarias (PBIP-2003/2014), Convenio para la represión de actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima (Convenio SUA), y la creación de figuras con responsabilidad en el Oficial de protección del buque y el Oficial de la compañía para la protección marítima.

Al mismo tiempo, y ante la dificultad de que tripulaciones civiles pudieran enfrentarse a fuerzas de asaltantes fuertemente armados, también se crea la necesidad de formar a servicios de seguridad para la protección, a fin de que su presencia disuadan a las embarcaciones piratas de su acercamiento y si llegara el caso a usar las armas para protección de las personas de abordo.

El Campus de Seguridad Castellolí dispone de instalaciones diseñadas para dar la precisa formación a los equipos de seguridad para la protección para que, desde el conocimiento del buque y su organización, al adiestramiento para el uso de armas desde y hacia embarcaciones en la mar, puedan embarcar en buques que frecuenten zonas marítimas conflictivas y dar la protección adecuada a la vida humana en la mar.

En resumen, el Campus de Seguridad Castellolí tiene las instalaciones y equipamientos, coordinados por un personal altamente cualificado, para poder abarcar el amplio abanico formativo de la seguridad, bajo la garantía de las homologaciones, reconocimientos y autorizaciones de los organismos oficiales, Ministerio de Fomento-Dirección General de la Marina Mercante, Ministerio del Interior – DGT – Dirección General Guardia Civil, Generalitat de Catalunya – Escuela de Bomberos – Seguridad Pública, y los convenios de colaboración con empresas privadas ligadas al sector de la seguridad.

RICARD MARÍ SAGARRA

Doctor en Ciencias del Mar - Capitán de la Marina Mercante

SOLICITA INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS CURSOS

Elija una opción:

Importante:

Autorización:

11 + 5 =